Monjes con mal comportamiento

[1 página]

Se ha escrito mucho últimamente, en la prensa, acerca de la conducta de monjes budistas. Han estado matando musulmanes, violando niños, mintiendo e incluso robando de comunidades locales: todas esas cosas que el Buda Gautama aconsejó que nos abstuviéramos de hacer en los cinco preceptos. Entonces, ¿por qué no están los monjes siguiendo estos preceptos?

Hay muchas razones distintas, pero la principal es que no se los enseñan. En los monasterios es más importante que los monjes memoricen los textos y luego los reciten a toda velocidad. Si pueden hacer esto se les considera un buen monje.

A no ser que los monjes vayan a un colegio budista, no se les enseñan siquiera los principios budistas básicos. Se imparten las prácticas de rituales y ceremonias, pero jamás se da una explicación de lo que uno hace. Si los monjes preguntan por qué tienen que hacer o decir cualquier cosa, nadie puede responder, y si pueden no se molestan. A los monjes se les cuenta que esas prácticas son su identidad, lo que les despoja de cualquier individualismo. De hecho, el individualismo no es permitido. No tenéis que pensar por vosotros mismos porque yo os contaré lo que pensar —esto es lo que la jerarquía de los monasterios enseña a los monjes. Desafortunadamente, hoy día la jerarquía es todo poder, control y riqueza. Resulta extraño que la jerarquía haya olvidado que un monasterio sin monjes es sólo un edificio.

Con razón los monjes no saben cómo actuar de acuerdo con la ética budista —no conocen cuál es esa ética. Si lo monasterios quieren sobrevivir tienen que cambiar y dejar de vivir en el pasado. Esto significa enseñar budismo básico a los monjes; dejarles pensar por si mismos; no aplastar sus dudas, sino discutirlas abiertamente. No estoy seguro de que esto suceda pronto, porque la jerarquía lo verá como una amenaza a su poder y control.

Esto es lo que escribe Karma Yeshe Rabgye, un monje inglés ordenado en la tradición Kagyu del budismo tibetano, en su blog (ver post original aquí).
Aunque habla desde la perspectiva de su propia experiencia, y aunque es sabido que la memorización mecánica de textos es muy característica de la tradición tibetana, las faltas descritas en su breve artículo no son exclusivas del vajrayana en absoluto. Cuando uno viaja a países budistas, su concepción del monacato cambia. En esas sociedades, ser monje no significa lo que uno imagina en casa: es una forma de vida nada renunciante y alternativo sino muy común, como común es la práctica de mandar a uno de los hijos al monasterio, costumbre que existía, idéntica, en la España católica siglos atrás; los monjes de las poblaciones son sacerdotes funerarios y nupciales más que ávidos pensadores; los monasterios son pequeñas sociedades donde la envidia y las ansias de poder campan tan anchas como en el mundo de afuera.
¿Y por qué? Yeshe Rabgye expone algunas de las razones, aunque cabría añadir que cuando casi una tercera parte de la población es monje/a (en el caso del Tíbet), uno no puede esperar que todos ellos estén realmente motivados por una vocación espiritual, sobretodo cuando la mayoría ha ingresado en el monasterio a edad muy temprana, antes de haberse podido plantear inquietudes existenciales maduras a las que buscar respuestas. Y si en el monasterio no se incentiva la reflexión crítica y moral, los monjes pueden acabar siendo poco más que oradores profesionales, sujetos a las mismas probabilidades de mala conducta que la mayoría laica a la que consideran “impura.”

Yeshe Rabgye, autor del libro The Best Way To Catch a Snake [La mejor forma de agarrar una serpiente] es lo que se llama ‘un tipo interesante.’ Activo bloguero, tiene enfoques muy progresistas aun siendo monje y viviendo en un monasterio tradicional, y supone uno de esos vínculos entre lo secular y lo tradicional que algunos echamos en falta a veces. Es también un ejemplo de que la vocación religiosa monástica no tiene por qué ir necesariamente ligada a una forma de pensar rígida u ortodoxa. Pese a que, por supuesto, dentro de una organización monacal las opiniones nunca son completamente uniformes, Yeshe Rabgye expresa abierta y activamente sus ideas y discute puntos tradicionales desde dentro de la tradición, como el joven Kalu Rinpoche. De hecho, ha dicho en varias ocasiones que simpatiza con el movimiento del budismo secular. Algunos (un servidor se incluye) sentimos que hace falta más gente así para que el budismo y sus instituciones evolucionen, ya que si todo aquél que disiente con la ortodoxia “se va,” quizás sólo se conseguirá crear un budismo tradicional aún más rígido y autoprotector (como ha sucedido con otras religiones) y aumentar cada vez más la distancia entre éste y los que quieren reformar o adaptar las enseñanzas de Gautama.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s