Meditar con emociones (I)

Éste es el primero de una serie de artículos sobre la meditación y su interacción con varios fenómenos como el dolor, las emociones, los pensamientos persistentes.

Todos vivimos realidades emocionales difíciles, incluso aterradoras, que por lo general no queremos experimentar. Pero una verdadera espiritualidad no puede pasarlas por alto, y para posibilitar el crecimiento personal debemos estar dispuestos a exponernos a ellas. “La mayoría de nosotros,” dice la maestra Pema Chödron, “consciente o inconscientemente, querríamos que la meditación fuera una sesión de relajación donde no tuviéramos que relacionarnos con la incomodidad. De hecho, mucha gente piensa erróneamente que la meditación consiste en esto. Creen que la meditación lo incluye todo menos eso que nos hace sentir mal.”

La tarea de la primera ‘noble verdad’ del Buda nos insta a conocer, e incluso aceptar, dukkha: lo doloroso, incómodo, insatisfactorio, imperfecto. Es un remedio contra el estado psicológico de negación. Pretender que el camino del dharma sea por fin la manera de librarnos de dukkha de una vez por todas, y a ser posible rápido, no es más que caer en la trampa que la primera tarea intenta contrarrestar. Según dice Ponlop Rinpoche, no puedes estar en un camino hacia el despertar hasta que no empiezas a trabajar con lo desfavorable, lo desagradable, como una parte más de tu meditación.

En lugar de ser otra tecnología para conseguir todo lo que deseo y librarme de todo lo que no me apetece, la meditación nos debería permitir familiarizarnos con las emociones negativas, aunque aportando espacio y cambiando nuestra forma de tratarlas. No es fácil. ¿Cómo me relaciono con lo incómodo cuando surge, reconociéndolo en lugar de reprimiéndolo, pero sin dejar que me arrastre? ¿Cómo practico esto durante las sesiones de meditación? En un artículo titulado ‘Meditar con las emociones’, Pema Chödron propone un ejercicio de meditar con las emociones, que traduzco al final de este artículo, algo acortado.  “Siempre asociamos nuestras emociones con pensamientos,” observa,

Seguir leyendo “Meditar con emociones (I)”

Cuatro tipos de mente

El siguiente es un fragmento de The Mindfulness Solution, un artículo de Andrew Olendzki para la revista Tricycle, de la que he traducido ya muchos escritos. En él, menciona los recientes elogios y críticas de la atención plena [mindfulness] como cura-lo-todo. ¿Habéis tenido nunca la sensación de que la práctica de la meditación está haciendo aparecer más dificultades y aflicciones? En el fragmento que os traduzco se ofrece un modelo de cuatro tipos de mente para entender la trayectoria de la meditación. Andrew Olendzki, PhD, fue académico jefe del Barre Center for Buddhist Studies y es autor de “Unlimitting Mind.”

IMG_1977_2Por si sola, la meditación, entendida como el entrenamiento de la atención a centrarse en un objeto elegido y mantenerla ahí durante múltiples momentos-mentales, ya sea un objeto fijo como en las prácticas de concentración o un objeto móvil como en las prácticas de indagación [insight], puede crear condiciones para que ocurran estados mentales sanos o insanos.

La cuestión fundamental es la de los medios hábiles. ¿Cuáles son las mejores formas de usar el entrenamiento de la atención para abandonar estados insanos y cultivar estados sanos? Para algunos, un ambiente de retiro y silencio prolongado proporciona un marco maravilloso de apoyo. Para otros, éstas son exactamente las condiciones erróneas y un ambiente de ese tipo tiene el efecto contrario. Incluso hay algunos de nosotros para quienes al principio es una cosa, termina siendo otra, o fluctúa, entre ser el mejor y el peor de los mundos. Pero cuando las cosas van mal, no es por la atención plena [mindfulness]; más bien es por la falta de atención plena.

Aquí tenéis un modelo simple, en cuatro tipos, que puede ayudar a clarificar la trayectoria del aprendizaje de meditación, derivado del Abhidhamma:

Seguir leyendo “Cuatro tipos de mente”

12 consejos para observar la mente

A continuación tenéis 12 consejos basados en enseñanzas orales de Sayadaw U Tejaniya en retiros en Gaia House (UK) y Spirit Rock (USA) en 2015 y en China en 2014, recopilados por Sheng Bin Chiu y editados.

En estos consejos, los términos ‘observar’, ‘contemplar’, ‘ser consciente’ y ‘estar atento’ se utilizan de forma sinónima, y no hay que dar importancia al uso concreto de uno u otro ya que todos se refieren a la misma actividad o actitud mental. El término ‘objeto’ se refiere a cualquier cosa que estemos conociendo o percibiendo al meditar, al ser conscientes: es lo que observamos.

278177_10151034303029839_441420417_o

De U Tejaniya ya publicamos 23 puntos sobre la actitud correcta para meditar y, dado el éxito de ese post, aquí van 12 consejos más.

Seguir leyendo “12 consejos para observar la mente”

¿Me he calmado ya? Un consejo en 3’45”

Discípulo del gran monje theravada Ajahn Chah, el responsable de la expansión en occidente de la tradición tailandesa del bosque, el británico Ajahn Brahm es famoso por varias razones. Una de ellas es el carisma y el sentido del humor que despliega en sus charlas desde su monasterio en Australia. Son charlas magníficas y distendidas, donde tan pronto expone con mucha sencillez y claridad enseñanzas del canon pali como habla del matrimonio gay. Youtube rebasa en esas charlas. Otro motivo por su popularidad, más reciente, fue que dio ordenación completa a mujeres, razón por la cual fue formalmente expulsado de su tradición.

Hoy os presento a Ajahn Brahm en este breve vídeo donde cuenta el símil del vaso de zumo (aunque creo que originalmente la comparación era con un bol de agua) pero añade algo básico y aún así recurrente: ir levantando el vaso para ver si el agua ya se ha calmado. En 3 minutos y 45 segundos, nos ofrece un importante recordatorio para todos aquellos que practicamos la meditación, seamos novatos o veteranos. ¡Espero que os sea útil!

Si quieres leer algo más de meditación, dale un vistazo a este artículo de Thanissaro Bhikkhu: pensamientos dispersos.

Cultivando la igualdad

[3 páginas] En este artículo de la revista Tricycle, otro traductor del Dalai Lama nos expone la base sobre la que se fundamenta la compasión y nos inspira a cultivarla en un ejercicio de meditación aplicado al día a día. Gracias al amigo Stefan por la traducción al castellano.

Durante una conferencia del Dalai Lama, cuando era su intérprete, le oí decir, en lo que a mi me pareció un inglés defectuoso: “la bondad es la sociedad.” No fui lo suficientemente inteligente como para entender que realmente estaba diciendo que la bondad es la sociedad. Creí entender que lo que quería decir era que la bondad era importante para la sociedad, o que la bondad era crucial para la sociedad… pero de hecho lo que estaba diciendo era que la bondad es tan importante que no puede existir una sociedad sin ella. Que una sociedad sin bondad es imposible. Es decir: que la bondad ES la sociedad, que la sociedad ES la bondad. Que es imposible que exista una

sociedad si la gente no se preocupa por  los demás.

Seguir leyendo “Cultivando la igualdad”

RAIN: un acrónimo para las dos primeras tareas

[1,5 páginas] Si hace tiempo hablábamos del método ASPA (Acoger, Soltar, Parar y Actuar), que hace referencia a las cuatro tareas asociadas a la conocida doctrina de las cuatro nobles verdades, ahora hemos encontrado un nuevo acrónimo: RAIN (reconocer, aceptar, investigar, no–identificarse). Explicado por la maestra zen Teah Strozer, RAIN es un complemento a ASPA, útil, claro y práctico, que detalla un poquito más las dos primeras tareas. Parece algo contraintuitivo que para liberarse de ciertas emociones o reacciones haya primero que zambullirse en ellas, pero ¡probad el método y a ver qué pasa!
(Agradecimientos al amigo Andoitz por la traducción.)

rain2Comenzar un camino espiritual requiere agallas. Normalmente no lo sabemos al principio; pero si persistimos en él (si realmente queremos saber la verdad sobre qué significa ser humano o si estamos hartos de nuestro sufrimiento) aprenderemos que para andar el camino de la libertad hace falta una valentía humilde. También hace falta determinación, humor, un esfuerzo equilibrado y la voluntad de sentir, directamente en nuestro cuerpo, el sufrimiento derivado del apego a nuestros pensamientos condicionados, los cuales crean separación, malestar, y la codicia y aversión que normalmente utilizamos para buscar la felicidad. Pero la promesa es real. Podemos librarnos del sufrimiento; podemos conocer nuestra mente totalmente despierta y el corazón abierto que la acompaña.

Seguir leyendo “RAIN: un acrónimo para las dos primeras tareas”

Meditación budista y creatividad en la vida cotidiana

Aquí tenéis unos vídeos de una charla de media hora que Martine Batchelor dio en la English Buddhist Library de Seúl (Corea del Sur), a la que he añadido subtítulos en castellano. Es una fantástica exposición de la meditación, sus dos aspectos básicos (concentración e indagación) y la aplicación de éstos en nuestra vida diaria. Martine usa el concepto de interacción creativa, que es muy útil en la tarea de trasladar la meditación a la vida cotidiana y unirlas.

En este vídeo, Martine toca básicamente los mismos puntos que expuso recientemente con el grupo de budismo secular de Barcelona. Nuestra compañera Yolanda ha hecho un breve pero completo resumen de ese encuentro virtual que sirve como un fantástico esquema de ambas charlas: Seguir leyendo “Meditación budista y creatividad en la vida cotidiana”

El poder de la plena conciencia (també en català) – Martine Batchelor

[1,5 págs.]

Una práctica regular de la meditación es un buen método para desarrollar la aptitud de estar consciente, una fuerza que podría convertirse en más potente que la inclinación a los malos hábitos. El poder de la plena conciencia te da la fuerza de hacer las cosas de manera diferente, y de encontrar el coraje de ir más allá de aquello que te limita habitualmente.

Durante bastantes años, he sufrido un fuerte sentimiento de rechazo cada vez que una persona me ha hecho daño. No era capaz de dirigirle la palabra durante largo tiempo. Un día, noté este hábito cuando estaba apareciendo. Vi claramente que estaba a punto de cerrarme a la otra persona. En aquel momento, el poder de la plena conciencia era suficientemente potente para pararme y ofrecerme la ocasión de responder a la situación de manera diferente. Me quedé aterrorizada por este terreno desconocido en el cual me disponía a penetrar. Pero escogí ir más allá del miedo, sonreír e ir hacia la otra persona en lugar de alejarme. Me sorprendió un sentimiento de bienestar en el fondo de mi corazón. Me sentí muy calmada. De golpe, me di cuenta de cuán doloroso debía ser para los demás sentirse rechazados. Fue un choque.

Seguir leyendo “El poder de la plena conciencia (també en català) – Martine Batchelor”

Conciencia sin discriminación

Si te sientas en la orilla de un río después de una tormenta, ves el arroyo fluir, llevando gran cantidad de desechos. De forma similar, tienes que observar el movimiento de ti mismo —siguiendo cada pensamiento, cada sensación, cada intención, cada motivo— sólo obsérvalo. Esta contemplación también es escucha; es ser conciente con tus ojos, con tus oídos, con tu perspicacia, de todos los valores que los humanos han creado, y por los cuales estás condicionado; y es sólo este estado de atención total lo que pondrá fin a toda búsqueda.

Por favor, escuchad bien esto. La mayoría de nosotros piensa que ser conciente es una cosa misteriosa que hay que practicar y que deberíamos juntarnos cada día para hablar de ser concientes. Bien, no llegas a esa conciencia de este modo en absoluto. Pero si estás atento o conciente de cosas externas, la curva de una carretera, la forma de un árbol, el color del vestido de otro, la silueta de las montañas en el cielo azul, la delicadeza de una flor, el sufrimiento en el rostro de un transeúnte, la ignorancia, la envidia, los celos de otros, la belleza de la tierra, entonces, viendo todas esas cosas externas sin condenar, sin elegir, puedes navegar en la corriente de conciencia o atención interna.

Entonces te volverás conciente de tus propias reacciones, de tu estrechez de miras, de tus envidias. De la conciencia externa vas a la interna. Cuando hay conciencia interna de cada actividad de tu mente y tu cuerpo, cuando te percatas de tus pensamientos, tus sentimientos, tanto secretos como abiertos, concientes o inconcientes, entonces de esa percatación viene una claridad que no es provocada, no es construída por la mente. Y sin esa claridad puedes hacer lo que quieras, puedes buscar los cielos y la tierra y las profundidades, pero nunca hallarás lo que es verdadero.

– Jiddu Krishnamurti, Collected Works, Vol. XV, 242, Choiceless Awareness

Cómo meditar, incluso si eres muy impaciente

La meditación de la conciencia o atención plena (mindfulness), derivada de técnicas vipassana budistas, es cada día más popular, y está llegando al público general en gran parte gracias a sus efectos positivos en la salud física y mental demostrados científicamente, aunque descontextualizada de su marco ético y espiritual. (Si te interesa este tema, puedes leer Meditación fuera de contexto I y II.) Sin embargo, creo que es motivo de alegría para el bienestar general de la humanidad que esto esté sucediendo, así como cualquier otro método que reduzca el sufrimiento de las personas. Por mucho que desde un punto de vista budista esto no sea suficiente, no deja de ser algo positivo, parece, y el tiempo dirá si es cosa de un verano o no.

Un artículo del Huffington Post se enmarca en esta visión popular de la meditación secular, como algunos se la llama a veces, con el título de “Cómo meditar (incluso si eres muy impaciente).” No obstante, ofrece datos interesantes y propone 7 consejos para aquellos que quieren empezar un nuevo hábito: meditar.

Seguir leyendo “Cómo meditar, incluso si eres muy impaciente”